COLOREE EL BLOG

gadgets para blogger

15 nov. 2015

Duele Siria, duele Damasco, Duele Alepo también


Colaboración de Marden Alberto Gutierrez

Por supuesto, obviamente esos ciudadanos de Francia que nada de culpa tienen ni cargan sobre sus conciencias la miseria y rastro de lágrimas, sangre y destrucción que en complicidad de los gobiernos de Occidente o la OTAN han maquinado en Oriente medio.

No expreso con el sugestivo título de este artículo, ignorar lo condenable que ha de haber sido ver el terror, sentir la guerra, oler la sangre, el llanto, el grito mudo ahogado en la impotencia de este 13 de noviembre en Francia.

Tampoco condeno la tendencia de poner en los perfiles de las redes sociales la bandera de Francia como solidaridad por tan condenables hechos. Semejante carnicería llevada a cabo expresa un sentimiento de solidaridad aun con pueriles acciones, y llamo a todas aquellas personas que critican ese acto que toleren la ignorancia. “A veces yo soy ignorante, por ello también a veces soy feliz”. La ansiedad de conocimiento y descubrir la hipocresía del mundo actual me causa dolor, esa cosmovisión que tengo del mundo, en interpretar los acontecimientos en esta aldea llamada Tierra, me causa tristeza, una pérdida de fe en la humanidad brutal. Pero aun el descubrimiento de las verdades por mucho dolor que cause hay que buscarla. Recuerdo una escena donde Cyper le dice al agente Smisht, mientras saborea un bistec: "Sabes, sé que este filete no existe, sé que cuando me lo meto en la boca es matrix la que le está diciendo a mi cerebro, es bueno y jugoso, después de nueve años sabes de que me he dado cuenta; la ignorancia es la felicidad". Frase más lapidaria, condenable pero detestablemente cierta.

Ya días observé ese video que dejo en el Link, y directamente en esta publicación, no tendría argumento esos 7 minutos y 34 segundos si esa ciudad hoy en día existiera, pero me conmueve observar esa honesta o sincera sonrisa del taxista, ¿que sería de esa pobre alma, su familia; hijos, esposa?, ¿estarán refugiados en Europa?, ¿muertos?, ¿ya enterrados entre escombros?, ¿imaginaría en 2010 que esa ciudad de Alepo hoy 2015 sería solamente piedra sobre piedra y que Damasco estuviera igual?, ¡ese mercado de colores, árboles y calles limpias de bocinas en los automóviles, de gente trabajando, serían arrebatados por misiles de la prostituta OTAN¡. Por eso me duele Alepo, igual como duele la miseria de mi patria, pero que siendo honestos hoy esas personas sufren más que nosotros. Para que entienda este párrafo vea el video y observe esa imagen capturada del mismo, el antes y busque imágenes de Alepo del después hoy en día, tal vez así deja de ser feliz por un momento y reflexiona un poco que la sangre del pueblo francés no debe justificarse por las decisiones de sus propios gobernantes mal interpretadas por la animalidad de fanáticos religiosos y radicales. Tampoco estoy diciendo que los ataques terroristas en Europa se deban exclusivamente por la guerra en Siria, lo expresé el 15 de enero de 2015 en el artículo “Cría cuervos” la decadencia moral e hipócrita de Occidente, todo ha sido un proceso sistematizado en su lucha terrorista que comenzó a inicios del presente siglo, no hace falta ser profeta para interpretar lo que viene.

Hoy en día muchos abogan por que no haya religión, de hecho la religión hoy por la mayoría de intelectuales sigue siendo ese “bastón peligroso” en que se apoya la mayor parte de los seres humanos, ¿pero no es también las ideologías extremas, las posturas ateístas, del raciocinio puro, del humanismo frio, tendencias intelectuales, comunismo, capitalismo, igual un peligro para la sociedad cuyo “bastón” se apoye en misiles igual de peligrosos que lo promovido por tanto idiota que grita “Ala Al-akbur” consciente que por su dios su causa se justifica? cuánta razón estimado lector, tenía Kant, el filósofo alemán, al entender nuestra irrefutable condición humana de cargar en nuestro interior dos principios; la animalidad y la razón tan necesarios en la vida ambos, pero que el péndulo de estos dos extremos que sensibiliza nuestra condición es precisamente la educación, si un hombre está atacando a mi esposa e hijos no hay momento para ser razonable, y observar que el “animal” que ataca mi familia es de mayor estatura y no podría hacer nada, de ello me olvido y he de actuar como un animal también, mi animalidad es necesaria. Pero el ser razonable; ¿no nos vuelve fríos, sin sentimientos, también? ¿Cuántas guerras se han justificado en nombre de la razón, barbaries por la razón religiosa, ateísta e intelectual? estas disyuntivas, deben darse respuesta solamente a través de una educación que sensibilice al ser humano, dejar de ser ignorantes aunque si ello demande el sacrificio de no ser feliz, aunque sea doloroso. Extremistas solo en la justicia, en la paz y en el amor.

La “chorrera de porquerías amarillistas” y alguna que otra información interesante que lanza CNN, NBC, Fox News, Al Jazeera de todas las corporaciones de medios, no hay que dejarlas de ver, sino desnudarlos con videos como ese, las redes sociales si bien es cierto especulan la información, pero en su mayoría sirven para revolucionar el pensamiento. Hoy en día no son los medios los que tienen y se preocupan por la objetividad, pues todos, absolutamente todos responden a intereses, en la actualidad es nuestra tarea y con la sinceridad de nuestro pensamiento que nos toca ser objetivos, es en vano exigirle objetividad a los medios, hago énfasis en decirlo, es tarea nuestra y personal ser objetivos.
Es necesario recordarles a los lectores la violación de los derechos humanos como política de Arabia Saudita, pero eso no lo va encontrar usted en los medíos antes mencionados, es una decisión suya hacerlo, allí usted observará prejuicios solamente en las naciones donde, en los mapas, la OTAN y USA señala con los “dedos rufianes” las naciones próximas a ser atacadas. El ejemplo de Arabia Saudita es una hipocresía más que evidente. La gran diferencia es que la nación de “jeques” negocia y se prostituye con los amos del mundo.
Lamento que la mayoría de las personas todavía y sobretodo en estos países en vías de desarrollo, no tengan acceso al internet; último peldaño de libertad y criterio propio que nos queda en este “mundo civilizado”. Otras personas tal vez es que no tienen voluntad y sus principios están muy dogmatizados prefiriendo seguir siendo felices en su ignorancia.


Si es verdad que hay momentos en que pierdo fe en la humanidad, hay detalles simples como una nube, una sonrisa, un abrazo, el olor a tierra mojada cuando inicia la lluvia, una flor que retoña en una roca o un pianista interpretando “Imagine” enfrente de la tragedia, vivencias de una conversación honesta con un adversario político que al fin y al cabo compartimos las mismas preocupaciones, y que el prejuicio queda sepultado, todo esto es lo que todavía me hace pensar que tal vez mis nietos vivan en un mundo justo que aun con dolores y sufrimientos de la vida; la esperanza en seguir luchando por el amor al prójimo y cuya búsqueda del conocimiento solo tenga tal propósito.
video

No hay comentarios:

Publicar un comentario