COLOREE EL BLOG

gadgets para blogger

18 oct. 2012

Haremos la diferencia.


Existieron  dos héroes, en nuestro país. Están simbolizados  en estatuas. Sin tan siquiera  percibir  o sentir la cagada de pájaros. Persisten en el silencio de la lluvia, el sol y la noche.

Así están otros en cada nación, en todos los espacios geográficos del planeta.

Francisco Morazan y Lempira; ambos enfrentaron a una institucionalizada  y eclesiástica  sociedad    y resistieron. Sobre todo Morazán. Movilizaron  masas  y si las paredes de concreto se hubieran ceñido  en aquellos tiempos. Tampoco quedarían espacios  en blanco.

Lempira resistió  la maquinaria  bélica española. En ese entonces no había una prensa, no existía un tal don heraldo, tachando de terrorista, chusma, vagos a estos revolucionarios. Y Lempira no fue idiota  como nos han querido  enseñar en las instituciones  educativas. Murió en combate, sin dejarse hipnotizar  por banderitas blancas o trapitos blancos. No lo drogaron. O mejor dicho no se dejó drogar.

Actualmente en la Honduras del 2012 seguimos cayendo en la felicidad, euforia, droga, morfina, opio de los espejitos convertidos en pantallas y pasquines.

Actualmente  el futbol esta por todas partes, que bien por Honduras, maravilloso sobresalir en tan apasionante  mundo deportivo. Ocho a uno es magnífico. Pero hasta allí nomas. No probaré la heroína ni la cocaína de la euforia. No olvidaré el hambre ni la miseria de mi pueblo. Nadie sacara banderitas blancas para hipnotizarme.

De usted Salvador Nasralla  tampoco escucharé las psicodélicas palabras  que salen de su boca. Su trabajo lo hace bien, pero no probaré esa droga. Y al capo de su jefe dígale que no ponga periodistas a preguntarse del porqué de tanta violencia en la nación, y de paso aconséjele  que no  salga del país para regresar con maletas de narconovelas.

Porque si bien no tengo el talento de Lempira y Morazán, muchos en este rincón patrio se resistirán a los arcabuces que inventan para traicionarnos. Esas banderitas blancas y espejitos, irán a parar al olvido, No importa que crean  que somos  pocos, haremos la diferencia.

Y este circo, espectáculo de barrio a la orilla de un crique que nos pone en esa pantalla, sin clase, poca seriedad, poco arte  político.  Allí aparece alguien que por doce años sigue ofreciéndonos chocoyos al rito  y ritmo de malabares mentales como si  marionetas de trapos fuéramos. Más droga y más droga. Triste que parte de mis hermanos,  de mi triste pueblo musiten alegría, euforia, como si de un drogado se tratara.

Muy buen negocio se habrá encontrado usted señor chocoyo en querer ser diputado de nuevo, mencionarle su nombre me es indigno. Hay algo para lo que sí es bueno,  en hacer el papel de payaso, es más ese es su personaje. Y lo hace muy bien.

Y usted Ricardo, se dio cuenta que los pobres son primero, pero solo mientras dura la presentación  circense  política que se tiene en estos momentos. También ha buscado imitar campañas políticas de otros países. Pa lante no es una expresión hondureña. La trajo de Venezuela verdad. No venga a  alterar la gerga hondureña. No sea hipócrita, deje de copiar campañas izquierdistas a las que tanto endemonia. 

En la ingenuidad de mi niñez  al principio de los noventa le escuché ofrecer cervecitas heladas, tratando de borracho a todo un pueblo. Me hizo reír mucho Don Oswaldo, su espectáculo se llevó los aplausos de la mayoría. Nos drogó un poco, pero gracias a Dios no pasamos a la heroína, sino usted hubiera sido el elegido. Hoy sigue de parasito, becó a su hija cuando usted fue rector en la UNAH, se lo dijo doña Julieta  Castellanos hace Poco. Le diré algo importante, deje tanta masturbación de palabras barrocas. Que el campesino que le escucha y no lee ha de tener más cultura que la  suya, porque de su milpa sale la tortilla que  se lleva a la boca. Tiene conocimientos del momento en que la luna se posicionara para echar en el orificio de la tierra los granos que hacen el milagro. Ese campesino espera escuchar  palabras sencillas y fáciles de entender, palabras esperanzadoras, de fe y convertidas en realidad, y lo más importante quiere la seguridad  de tener su parcela de tierra  para que no lleguen los tentáculos de Facussé,  y así estar seguro en donde hacer su milpa.

La ilusión del espejo, la mentira del pañuelo blanco, la hipnotización del reloj de bolsillo haciendo un vaivén  en las manos de ustedes, con nosotros no podrán, haremos la diferencia, aunque persuadan  la mercancía informática con que ustedes trafican, sofistas contrabandistas del escándalo se inclinan solo para un lado de la balanza. También pregunten, indaguen, investiguen al aprendiz de dictador que se esconde en Progreso. Espero no morirme sin que antes tus secuaces estén sudando calenturas ajenas revueltos con cubanos y venezolanos en Miami,  allí te darán el premio nobel del dictadorzuelo.

Ni a doña prensa ni a don heraldo apartaré de mi vida, solo estaré atento a que la ponzoña y veneno que expulsan no caiga en la mente. Y salvar aquellos, apartarlos para que no sean atropellados  por las mentiras de ustedes. Por eso no me los quitaré de encima. Soy como el programador que estudia sus virus para hacer mis antivirus.

¿Qué precio tienen los sueños? $50,000 o más de un millón de lempiras. Soñar es gratis, no tiene precio, y sobre todo podemos soñar tanto sin límite alguno, hacerlos realidad es otro cuento. Pero sacaron provecho de las ilusiones y sueños verdad, presidente de la república y del congreso nacional. La cifra antes mencionada es el costo de la caravana que llevaron al continente asiático.  Vaya espejote que nos pusieron ustedes frente a los ojos, no se me olvida aquella cadena que realizaron en donde nos hablaron de su experiencia, y frente a esa pantalla cuadrada expulsando opio y más opio,  ilusiones y más ilusiones, Corea del Sur, Singapur  es el deseo,  es el humo que  saldrá cuando froten esa Lámpara de Aladino, que drogada más grande, manada de ridículos: ¿son ustedes los que hablan de austeridad? mejor devuelvan hasta el último centavo que se han tragado, no crean que por arte de magia se construye un país desarrollado, comienza a levantarse comenzando  por la integridad, honestidad, sinceridad de sus gobernantes.  ¿Esta de acuerdo conmigo Tito Guillen?. Espero que sí porque esa maleta de dinero que destapó el escándalo  de corrupción lo deja mal parado. Ya no se le ve por ningún lado, doña prensa y don heraldo se han olvidado de usted. Pero tenemos la memoria fresca, nosotros haremos la diferencia.

Y que suerte tuvieron en Singapur,  den gracias a Dios que salieron vivos de allí, si fueran  singapurenses  quedarían colgados  por alguna soga justiciera. El corrupto en esos países son peores que una plaga roedora, tienen además de insecticidas, diputacidas, presidenticidas, y todo lo que termine en -cida, y créanme allí se dan más gusto eliminando corruptos como ustedes que ratas en la cocina. Esa es la realidad de esos países don Juan Orlando, así comienza un país modelo. Eliminando corruptos.

Aunque  muchos sigan con la cannabis, y la heroína futbolística y política, hay otros que saben que muchos libros están sin abrirse juntando polilla en las bibliotecas,  hay rebeldes con grandes causas por que en esta Honduras las causas sobran para revelarse, las mismas causas de Morazán, Lempira y Cabañas recorre nuestra sangre, solo esperan en silencio una antorcha para emprender la marcha,  hay muchos que tienen dibujada en la memoria la realidad que pronto plasmarán  con pinceles y en cuadros o murales, otros emigran buscando mejores oportunidades, son muchos rebeldes que expresan su conocimiento y su ira en las paredes. Indignados porque nos estamos dando cuenta que somos la base de la pirámide  y ustedes los de la punta de esa pirámide están llenos de terror porque saben que si la mayoría deja  esas drogas, todo se  les vendría abajo.

Escrito por Josué Edmundo Polanco

No hay comentarios:

Publicar un comentario