COLOREE EL BLOG

gadgets para blogger

22 sept. 2012

Prosa para el mundo, para Honduras, para Comayagua.


El frio me clava cuchillos en la punta de mis dedos por Siguatepeque, la cámara de mis ojos deja presente el retrato de una solitaria casa de adobe, junto a ella   aguas cristalinas de un riachuelo consuela a los pájaros,  hay sembradíos  surcados; frijol, tomate, perejil. Contemplo la salida del sol, mientras una densa neblina atraviesa mi cara, la sonrisa de una humilde mujer delata una reflexión en mi mente: “nada tengo y nada llevo, todo queda”. 

Una canción se escucha al fondo de un comedor en Comayagua, en inglés, y recuerdo vivencias que nunca existieron en mi vida. Sueño con estar allí, con vivir lo que no viví.

Emito un juicio del cual estoy arrepentido; “Que feo es Comayagua compañera”.

Me equivoqué, al adentrarme en la ciudad  miré un reloj antiguo, una iglesia, un parque limpio, una calle empedrada, paredes de adobe, puertas antiguas, un mercado de colores, la sonrisa de una mujer, una lluvia acariciando la faz de la tierra, todo me parece hermoso, la marcha de las nubes es cómplice  para que el sol oculte unos instantes sus rayos. Hoy es un día hermoso, hoy quería regresar al Valle de Sula, pero no, mejor buscaré  un hotel  y espero una ventana abierta en mi habitación para contemplar  una noche comayagüense, porque hoy sueño y vivo por unos instantes en Comayagua, en Honduras, en el mundo.

¡Que se confabule la  tarde, y la noche  conmigo para enamorarme más de  ti Comayagua!

No hay comentarios:

Publicar un comentario