COLOREE EL BLOG

gadgets para blogger

24 sept. 2012

Remesas: excusa empresarial para perder la dignidad


“Estos países no pueden darse el lujo de la dignidad” lo dijo un ex presidente del país. Dio a entender  mucho en pocas palabras.  Quiso decir: -Soy pobre, me voy a prostituir,  me importa un pepino lo que piense la sociedad, mi pobreza no permite darme el lujo de tener vergüenza. Me vendo al mejor postor. Así actúa el Estado hondureño y los empresarios que son los  que hacen el papel de  dueños del burdel y los políticos demagógicos el papel de zorras. Este par; políticos y empresarios, pegan el grito al cielo cuando a  Estados Unidos se le hace afrenta en cuanto a  las ideologías. Lo primero que decían  en el gobierno de Mel Zelaya cuando  este quiso cambiar de cliente y unirse al clan chavista, era el temor a las deportaciones masivas, o sea que los empresarios de ese entonces y algunos de hoy no quieren que estos héroes anónimos  regresen a su patria. Les preocupaban  y siguen preocupando las remesas, mas que a los propios familiares de estas personas, que no es que se van a pasear por ese país, sino a buscar las oportunidades que el estado no les ofrece. Nadie quiere desintegrar una familia, ningún hondureño desea encaramarse en el vagón de un tren. Tampoco gastar los zapatos de tanto caminar, ni andar pidiendo en calles mexicanas. Nadie quiere cruzar un río con el riesgo de morir ahogado. Ningún ciudadano desea  ser secuestrado en ese éxodo que debe llenar  de vergüenza a estos países centroamericanos con la excepción de Costa Rica  y Nicaragua. Ya cuando están allá tampoco desean la incertidumbre de una deportación repentina.

Soñaré un poco. Nuestro anhelo es agarrar una maleta grande trabarla en nuestra espalda,  ponerse una cámara en el cuello e ir a Estados Unidos a pasear y tomar fotos a la Estatua de la Libertad. Honduras tiene los menores índices de corrupción en el mundo y en donde la empresa privada cumple con el fisco hondureño. Es un país que debido a su posición geográfica le ha permitido exportar tecnología y hacer intercambios comerciales que permiten que la calidad de vida del hondureño sea igual o superior al de un ciudadano de Suiza o Singapur.  La exportación de piñas y bananas es historia, la mayor fuente de ingreso son las patentes tecnológicas y el ensamblamiento de vehículos y su fabricación. Espero que mis nietos vean repetirse el sueño de una Corea del Sur en el país. Soñar es gratis vale la pena.

Es obvio que la dinámica de la economía hondureña se mueve gracias a las remesas. Pero las remesas van a parar a la bolsa de los empresarios. Los familiares que administran el dinero de la mayoría de los emigrantes  y como lo ven fácil, gastan en aparatos electrónicos, ropa hecha en Honduras,  la compran por el Made In USA de la etiqueta, los teléfonos, los centros comerciales, comida chatarra de Norteamérica, todo lo relacionado en tecnología. Por ejemplo al panameño de Ricardo Maduro, político y empresario. Desempeñó los dos papeles antes mencionados. Su gran preocupación y lo que le quito el sueño antes, durante y después del golpe era precisamente las remesas. Es verdad que la calidad de vida de los familiares de los inmigrantes, económicamente  mejoran, pero a veces la familia se ve afectada. Solo es el aspecto material pero lo más importante; los valores morales, espirituales y culturales en su mayoría  quedan en el retrete del servicio.
Entonces esa mediocridad empresarial y de algunos economistas debe cambiar. El estado de Honduras con los  políticos del momento permitió en los ochenta, que llenaran de dólares su cintura al estirar  sus prendas íntimas para luego permitir que a los hermanos nicaragüenses  se les invadiera. Es una parte de la historia que me da vergüenza. ¿Qué ganamos al permitir la violación  de la soberanía nacional, en los ochenta, para utilizar de plataforma nuestro suelo con el fin del ejército norteamericano en invadir Nicaragua? Nada absolutamente nada, más pobreza, más miseria, mas desaparecidos.
Si hay algo que me pone verde como Hulk, es  precisamente escuchar algunos empresarios economista y políticos  decir  con una gran emoción y orgullo que las remesas son  la principal fuente del país  y que por favor no hablen mal de USA ya que  es nuestro mejor cliente. Ese atenimiento enfermizo  encoleriza a cualquiera que tenga dignidad. Por un lado aconsejan a la población hondureña que no abandonen su patria, ese camino es peligroso, pero por otro saca con escobazos en el trasero al ciudadano al no crearle  las condiciones para mejorar su calidad de vida. Entonces cualquier ciudadano al ver esta pobre realidad donde no hay medicamentos para su hijo, donde el sueldo no le ajusta y que trabaja por  temporadas ¿Qué otra opción le queda?
Pero desgraciadamente para estos inescrupulosos políticos y empresarios la dignidad no es una alternativa que les genere los activos para su burgués vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario